ENVÍO GRATIS CON TU PRIMERA COMPRA. Regístrate ahora

POR QUÉ LOS OLORES SE ASOCIAN A RECUERDOS

¿Cuántas veces el olor de una fragancia te ha recordado a un momento especial? ¿O un aroma te resultaba familiar y traía a tu mente de vuelta momentos inolvidables? Tan solo un olor puede despertar recuerdos, hacernos viajar al pasado y experimentar, llevarnos hasta instantes de la niñez o de la juventud, viajes idílicos, personas muy queridas…

¿Y por qué recordamos ciertos olores que solo hemos experimentado una vez? 

Ciertas fragancias nos evocan recuerdos y esto se debe a que la nariz, por donde olemos, y el cerebro, están comunicados. El olfato nunca se ha considerado uno de los grandes sentidos ya que posicionamos por delante de él otros como el gusto, la vista o el oído, pero lo cierto es que tiene gran importancia por su estrecha relación con el cerebro. ¿Pero cuál es el mecanismo cerebral que hace esto posible?

Hay algunas zonas del cerebro que se activan al oler un aroma. De esta manera, recuerda el momento con el que lo relaciona y nos muestra la imagen que nos hace revivir ese instante. Los olores activan el cerebro y devuelven a nuestra mente recuerdos antiguos, emocionales, ya que conecta con el área del cerebro que procesa las emociones.

ASÍ FUNCIONA EL OLFATO

Los aromas que olemos siguen un proceso. El olor se hace presente a través de moléculas que flotan en el aire y que nuestra nariz capta. Es entonces cuando el cerebro manda la información de asociar ese olor con algo, como puede ser una comida o un perfume, por ejemplo.

De hecho, existe un área en nuestro cerebro, el bulbo olfativo, que se dedica exclusivamente a decodificar los olores. Así, cuando olemos una fragancia, las neuronas del cerebro que se encargan del olor envían señales al bulbo olfativo. De esta manera se relacionan los olores con el pensamiento.

¿Y cómo podemos diferenciar tantos aromas? La respuesta es clara. En el bulbo olfativo contamos con más de mil micro regiones especializadas en olores que interpretan las moléculas persistentes en el aire y las asignan a algo: un recuerdo, una persona, un momento…

Entonces, llegados a este punto, te preguntarás qué tiene que ver con las emociones y cómo consiguen los olores traer a nuestra mente ciertos recuerdos… Pues bien, resulta que el bulbo olfativo del que hablábamos, a su vez, está conectado con otras partes del cerebro, como la amígdala y el hipocampo, los responsables de que procesemos las emociones, de la memoria y de la cognición.

¿Y por qué recordamos ciertos olores que solo hemos experimentado una vez? Por ejemplo, el de algún perfume o colonia. Cuando descubrimos un olor por primera vez, nuestro cerebro se muestra atento, ya que lo considera una nueva experiencia y se produce un fuerte impacto a nivel emocional.

Estas conexiones que se producen son la explicación de que vengan a nuestra mente recuerdos causados por un olor, ya que relaciona el olfato, la memoria y las emociones.

OLORES Y SENSACIONES

Además, los olores influyen en nuestro estado de ánimo, en nuestro día a día y en nuestra forma de ser y de relacionarnos. Porque los olores no solo se relacionan con recuerdos sino también con emociones, de ahí que percibamos los perfumes de forma diferente y generen en nosotros sensaciones distintas. Un perfume amaderado nos aporta seguridad, un aroma dulce nos inspira romanticismo y un olor floral nos despierta la alegría. ¿Qué fragancia es tu favorita y qué te hace sentir?

Ya sabes que los olores tienen esa capacidad maravillosa de activar nuestra memoria y recordarnos lo verdaderamente importante. ¿A qué esperas para comenzar a formar recuerdos con tu nuevo perfume?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lacasitadelosperfumes.es

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?