Diferencias entre aceite esencial y esencia

Diferencias entre aceite esencial y esencia

Aunque habitualmente 'aceite esencial' y 'esencia' son utilizados como sinónimos, desde un punto de vista técnico y especializado, en el mundo de los perfumes no es lo mismo: existen sutiles diferencias entre aceite y esencia, que hay que tener en cuenta para saber de qué se está hablando en cada momento a la hora de elegir la fragancia perfecta para acompañar el día a día.
 

Las principales diferencias entre aceite esencial y esencia

Hay que partir de la base de que los aceites y las esencias utilizados como perfume no son exactamente lo mismo, pese a que puedan tener usos similares.
 

Aceite esencial

En primer lugar, el método de elaboración de un aceite esencial es más complejo que el de una esencia. Esa es una de las principales diferencias entre aceite esencial y esencia. El aceite se extrae de plantas frutos y otros elementos naturales de origen vegetal gracias a dos métodos principales: el vapor o el estrujamiento.

El objetivo es, como su propio nombre indica, extraer la esencia, las sustancias más elementales de la planta elegida, que puede incluso poseer ciertos valores terapéuticos como servir de relajante natural o antiinflamatorio, por ejemplo.

Una colonia o perfume puede aportarnos, si está basada en aceites esenciales, una exquisita fragancia y contribuir a mejorar la salud.

Esencia

Por otro lado están las esencias, que en este caso mezclan habitualmente sustancias de origen natural con otras de carácter cosmético o sintético con la única intención de obtener un perfume agradable y deseado.

El hecho de que las esencias sean producto de mezclas químicas hace que se puedan llegar a obtener olores no presentes en la naturaleza, como por ejemplo el olor a chicle de fresa. Esto amplía la paleta de fragancias que una persona puede ponerse en su día a día y destacar algunas notas de olor sobre otras.

 Diferencias entre aceite esencial y esencia


¿Cuándo utilizar cada una?

Las diferencias entre aceite y esencia hacen que cada uno de estos dos elementos pueda ser utilizado con un fin distinto. Lo que hará que una persona se decida por uno o por otro generalmente tendrá que ver con el objetivo que busca conseguir.

Por ejemplo, si un usuario precisa un olor que le relaje, más allá de llevar una fragancia que le caracterice y complete su look, siempre deberá optar por el uso de un aceite esencial. Si usa una colonia a base de aceite esencial de mejorana, lavanda o ylang ylang obtendrá esos resultados.

Si por el contrario solo se desea ‘vestir’ un elegante aroma, bastará con utilizar una esencia, que además ofrecerá siempre más variedades y matices, obteniendo un resultado más cercano al deseado.

Estas son las principales diferencias entre aceite esencial y esencia. Teniendo esto en cuenta, cualquier cliente puede ahora decidirse por la opción que más se ajuste a sus necesidades y adquirir el perfume adecuado.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código