Cómo conseguir un bronceado bonito y duradero

Cómo conseguir un bronceado bonito y duradero

Cómo conseguir un bronceado bonito y duradero

Tumbarse al sol, escuchar el sonido de las olas y disfrutar del verano es uno de los placeres que nos regala la vida. Con la llegada de la época estival, conseguir un bronceado dorado y luminoso está a la orden del día, pero puede que no estés obteniendo el resultado que buscabas porque estés cometiendo ciertos errores. Estas son las claves para conseguir que tu cuerpo se broncee de forma bonita y duradera

Exfoliarse la piel 

¡Primer paso! Antes de comenzar a tomar el sol debes preparar la piel. ¿Cómo? Con una exfoliación. No lo hagas cuando ya te has expuesto a los rayos solares, sino antes. Es la clave para que el bronceado sea uniforme en todo el cuerpo. Con él, se retiran las células muertas. Fíjate en que el exfoliante que escojas lleve aceite de oliva para conseguir nutrición e hidratación. 

Protección solar 

Pasar horas y horas tumbada bajo el sol no es la solución, sobre todo, si no estás protegiendo la piel, porque te quemarás y el tiempo habrá sido perdido. Elige un SPF adecuado a tu tono de piel. Al comienzo, debes optar por SPF 50 y, a medida que vayas bronceándote, puedes bajar hasta SPF 30. No es recomendable utilizar cremas solares con menor protección para evitar las posibles apariciones de manchas o quemaduras. No importa si habitualmente no te quemas, la protección es indispensable. 

Crema solar con bronceador 

Además, si quieres conseguir un bonito bronceado, debes elegir una crema solar con bronces naturales de caramelo que proporcionan color inmediato, como las de Australian Gold, que protegen contra los rayos UVA/UVB pero al mismo tiempo broncean la piel para un color precioso, natural y sin manchas ni rayas. 

Aplicar la crema cada 2 horas 

Recuerda que con una sola aplicación no basta. El sudor y el agua pueden hacer que la crema vaya despareciendo, por lo que, cada dos horas deberías volver a aplicarla. Si el formato crema te resulta incómodo para aplicarla asiduamente, también puedes llevarte a la playa o a la piscina el formato spray, más cómodo. Algunos productos de Australian Gold presentan la tecnología InvisiDry, con la que se aplican fácilmente y su acabado es seco. Nunca sentirás la piel grasa o pringosa, incluso aplicándolo sobre la piel mojada. 

Evita el sol de 12 a 16 horas 

Los rayos solares, cuando inciden de forma moderada sobre nuestro cuerpo, tienen efectos positivos, como la producción de vitamina D. No obstante, la exposición prolongada es perjudicial y tomar el sol en el intervalo entre las 12 y las 16 horas, cuando la radiación solar es más alta, no es nada recomendable. 

After sun con Aloe Vera 

El proceso para conseguir un bronceado bonito y duradero no termina con la exposición al sol, sino que después hay que cuidar la piel para que mantenga ese color obtenido y se prepare para seguir exponiéndose sin riesgos. Aplicar after sun después de la ducha es imprescindible. El sol reseca la piel, por ello, escoge alguna crema con aloe vera que la calme o alguna loción hidratante de fácil aplicación con efecto bronceador suave. 

Alimentación 

Aunque no lo creas, la alimentación es clave para la piel. Esta se ve con mayor o menor luminosidad, más o menos apagada dependiendo de lo que comemos, por lo que, llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental. Además, alimentos como la zanahoria, que fomenta la producción de melanina, el tomate, que lucha contra el envejecimiento de la piel, la naranja, que es rica en vitamina C y estimula la formación de colágeno, o las espinacas, con betacaroteno para prolongar el bronceado, facilitarán que tu piel se torne con ese color dorado que tanto deseas. 

¡Ya estás preparada para conseguir un moreno irresistible!

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código